2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO

2001 UNA ODISEA DEL ESPACIO

2001 Una odisea del espacio (Stanley Kubrick – 1968) es una de estas obras de arte que aparecen alguna vez en tu vida, que las olvidas durante años, que vuelven… que van y vienen de forma recurrente. Y ya era hora de rendirle un humilde homenaje aprovechando estos medios blogueros. La película es difícil, hay que admitirlo. Si, al verla por primera, vez has tenido la sensación de no haberla comprendido, no te preocupes; Stanley Kubrick concibió esta atípica y críptica película con el objetivo de ser saboreada por los sentidos más que para ser comprendida. Es una película ante la cual el espectador se siente o bien estafado (lo normal) o bien maravillado. No hay términos medios ni deja a nadie indiferente. Es lo que tienen los genios. En una de sus declaraciones Stanley dijo: “Si alguien entiende 2001 a la primera, habremos fracasado”. De alguna manera, se podría ver un cierto paralelismo con la complejidad de la novela Ulises de James Joyce. Una obra literaria sin argumento definido, ni siquiera con frases construídas de manera convencional.

Hay muchas maneras de tomar contacto con “2001 Una odisea del espacio” y, en mi modesta opinión, el último paso sería ver la película. Si tuviera que volver a vivir, yo empezaría por leer el relato corto: “El Centinela” (1948, Arthur Clarke).

Posteriormente me leería la novela: “2001 una odisea del espacio” del mismo autor. (Hay que señalar que Arthur Clarke fue co-guionista del film y publicó la novela con posterioridad al estreno de la película). A continuación, escucharía varios programas de radio grabados, conocidos como podcasts (ver pié de artículo).

Luego leería algunos artículos explicativos. Y trataría de ver (o volver a ver) el programa televisivo en formato tertulia de cine: “Qué grande es el cine” dirigido por José Luis Garci que estuvo dedicado a esta obra de Stanley Kubrick. No olvidarse de ver, además, el de Carlos Pumares: “El Monolito”.  

La novela de Arthur Clarke

La novela de Arthur Clarke

Cartel de 2001 Una odisea del espacio

Cartel de 2001 Una odisea del espacio

UN NIÑO VE LA LA PELÍCULA

Vi por primera vez esta película a principios de los años 70. En el salón de actos del Colegio “San Antonio de Padua” (Cáceres). No éramos ni siquiera adolescentes.

Recuerdo que ninguno de los niños de la clase comprendió nada. Sin embargo, salimos maravillados por su espectacularidad, por los efectos especiales, por la mágica atmósfera que irradiaban las ambientaciones, la psicodelia de su colorido, la majestuosidad del espacio y el universo.

Todo era inédito para nosotros, niños de los 70: la música de los dos Strauss, de Ligeti, la visión de la ciencia, la estética, los sabores, la trama (más bien la ausencia de trama), los no-diálogos, etc. Salimos del cine con una mezcla de fascinación, aburrimiento y de inocente ignorancia.

Defraudados porque no era una “peli” al uso pero asombrados por haber conocido algo nuevo y diferente. Es importante señalar que las películas de Ciencia Ficción de aquellos años se basaban en absurdos marcianos, robots poco creíbles, coches voladores, OVNI,s etc. En cierta manera, 2001 marcó el antes y el después en el género. Aquellos niños pudimos vislumbrar, con nuestras cortas luces, que habíamos asistido a algo trascendente.

LA NOVELA

 

Noviembre de 2014. Acabo de terminar de leer la novela (2001 – Una odisea del espacio de Arthur C. Clarke). Recordemos que se publicó después del estreno de la película. El estilo de Clarke es el acostumbrado en aquella época de los años 60.

Eran escritores de Ciencia Ficción con amplios conocimientos sobre la ciencia, astronaútica, astronomía, física, etc. En ocasiones me ha recordado al estilo de Isaac Asimov. Probáblemente Clarke es más simbólico, alegórico, críptico y semiótico que Asimov pero magníficos los dos. Menos filofosófico, exegético y humanista que el polaco Stanislaw Lem

Volviendo a la novela, es un libro que se lee bien.  Si bien, al igual que sucede con la película, podríamos encontrar varios subrelatos que conformarían el todo final. El amanecer del hombre, el monolito en la Luna, viaje a Júpiter y viaje a las estrellas. Considero imprescindible haber leído primero la novela como paso previo para poder entender la película.  

La novela de Arthur C. Clarke

La novela de Arthur C. Clarke

EL RODAJE

Con un presupuesto de más de 10 millones de dólares (del año 1968), 2001 ha sido una de las películas más caras de la historia. Gran parte de este dinero lo empleo Kubrick en investigar e inventar nuevas técnicas para los efectos especiales. Hay que recordar que nos encontramos en los años 60 y los efectos especiales estaban en pañales. Por ejemplo, para dotar de un mayor realismo al interior de la nave, se construyó un decorado centrífugo. Este decorado giratorio costó 750.000 dólares, tenía 6 metros de altura y pesaba 30 toneladas. En el espacio no hay gravedad y con este artificio los astronautas podrían disponer de una gravedad parecida a la de la Tierra.

Decorado centrífugo

Fotografía del decorado centrífugo construído en los estudios de la Metro

Interior del corredor centrífugo

Interior del corredor centrífugo

 

Otra de las escenas de ingravidez se rodó con un truco de cámara de Michael Tucker. Se consiguió girando la cámara de manera simultánea al giro del pasillo. De este modo parece que lo gira es la gravedad.

En este montaje de vídeo se puede comprender el artificio:

El rodaje se prolongó durante dos años en los que gran parte del tiempo se invirtió en el diseño y desarrollo de los efectos especiales. El metraje original era de 160 minutos pero Kubrick, después de analizar las reacciones del público en diferentes salas, optó por reducirlo a los 140 minutos con los que cuenta en la actualidad. No hubo presiones por parte de la productora.

Rodaje en la extraña habitación de hotel. Secuencias finales de la película

Kubrick detrás de la cámara en el rodaje de la extraña habitación de hotel. Son las escenas finales de la película.

EL VIAJE HACIA LAS ESTRELLAS

El argumento troncal describe el camino recorrido por la humanidad desde sus orígenes como primates hasta su evolución en seres de las estrellas. Con vertiginosos saltos temporales (de millones de años, a veces) y tediosos momentos de metraje en los que parece no pasar nada, el ritmo de Kubrick es tan atípico que, a veces, te desespera. Otras te desconcierta.

El despertar del hombre

El despertar del hombre….

El niño de las estrellas

…. que evoluciona hacia el niño de las estrellas.

 

TRASCENDENCIA DE 2001

Después de 50 años, esta obra sigue despertando tal interés que la editorial Taschen ha publicado una colección de libros empaquetados en forma de monolito, con material de notas de producción del director, con un precio de 750 euros y que, en la actualidad, se encuentra agotado. Se vendieron en el mismo día. La mayoría de críticos y cinéfilos consideran a 2001 como la mejor película de Ciencia Ficción de todos los tiempos, la cual no ha sido superada ni siquiera por las actuales super producciones con presupuestos astronómicos. La Biblioteca del Congreso de EE.UU. incluyó a 2001 como documento histórico al considerar que era uno de los testimonios relevantes para la historia de la humanidad.

CÓMO TENEMOS QUE VER 2001 HOY EN DÍA

Deberíamos no perder de vista que se hizo hace casi medio siglo, que los medios eran, prácticamente, rudimentarios. No obstante, la genialidad de Kubrick ha permitido que 2001 llegue hasta nuestros días sin perder un ápice de vigencia. No parecen pasar los años por ella. Si tuviera que poner alguna pega (cómo no) no estoy muy de acuerdo con la elección de la música. Yo hubiera optado por algún estilo más “electrónico” o ambiental. Algo más etéreo. Otro aspecto mejorable sería la estética del mobiliario de La Tierra. Es tan “sesentero” que chirría hoy en día. Se podría haber elegido algún estilo más neutro y perdurable. A pesar de todo, considero que deberíamos contemplar a 2001 como un verdadero objeto de culto, como una obra de arte y, en definitiva, como una obra maestra. 2001 una odisea del espacio es la creación de un genio irrepetible que se materializó en la mejor película de Ciencia Ficción jamás filmada.

 

Stanley Kubrick y Arthur Clarke

Stanley Kubrick y Arthur Clarke

Referencias

2001 es una de las obras cinematográficas de la más se ha escrito a lo largo de la historia. En Internet hay abundante material para estudiar e investigar hasta los últimos detalles de su origen, desarrollo, etc.

No obstante, me he permitido recomendaros una breve selección de enlaces para el que desee una mayor información.

Son especialmente recomendables los artículos de Emilio Gorgot, bien redactados y muy divulgativos. Y animo al amable lector a que me indique algún otro recurso que considere de interés. Gracias.

1 Comentario

  1. Marta

    Al contrario que a ti, lo que más me gusta de la película es la música. Obviando la parte de Ligeti, aunque puedo reconocer que es adecuada.

    Gusta ver a alguien disfrutar tanto con algo, es contagioso. Gracias por eso. Pero no volveré a verla 😉

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver a la página de inicio