Las primeras impresiones al utilizar la Raspberry son satisfactorias. Lo primero que me ha sorprendido es que, por alguna oscura razón que desconozco, el mando de la TV puede controlar la Raspberry. Parece ser que hay un protocolo HDMI que conecta ambos mundos: la TV y el PC.

OpenElec funcionando en una Raspberry PI

OpenElec funcionando en una Raspberry PI como media center.

De todas formas ya he instalado el XMBC Remote en los iPhone de la casa y en el iPAD para controlar la Raspberry de manera mucho más cómoda y con mayores prestaciones. Es muy fácil de configurar, por cierto, y tiene la ventaja de que el alcance es muy superior al del mando de la TV. Este último, al funcionar con infrarrojos, necesita trayectoria limpia hacia el sensor (si no apuntas bien con el mando, no funciona). El control remoto iPhone / iPAD / Android funciona por WiFi y por consiguiente el alcance es mucho mayor.

El XMBC Openelec es un completísimo Media Center (en español) que permite infinitas ampliaciones. Lo primero que hice fue activar el servicio ShoutCast de radios por Internet y buscar mi emisora favorita SKY.FM New Age, un excelente hilo musical de 24 h. con exquisita selección musical.

La previsión meteorológica funciona bien, detecta la situación y ya la hemos utilizado en casa.

En esta foto podemos ver como funciona un iPhone como control remoto.

En esta foto podemos ver como funciona un iPhone como control remoto.

El siguiente paso fue compartir las carpetas del PC principal para que Raspberry pueda acceder y reproducir el contenido multimedia. Es una verdadera gozada tener acceso a la colección de todas las fotos de todos los años, las películas, canciones, etc. De cualquier forma, lo aconsejable es conectar un disco duro externo a la Raspberry para no depender de encender algún ordenador.

Estoy esperando que venga un Hub-USB alimentado Trust Pyramid de Amazon y ya os contaré qué tal.

La potencia de la Raspberry comparado con otros sistemas multimedia, radica en sus posibilidades de actualización, conectividad y expansión. Por ejemplo, en todo lo relativo a los codecs para reproducir vídeos. Si tu disco duro multimedia no reproduce un formato, dependes de que su fabricante actualice el firmware lo cual es difícil y complejo de realizar. Con la Raspberry no existe este problema porque se actualiza él solo por Internet.

 

YouTube en la Raspberri

YouTube en la Raspberri

Los vídeos YouTube se ven de manera excepcional: sentado cómodamente en el sofá, controlado a distancia por el iPhone (mejor que el mando TV) y la exploración, navegación y búsqueda por YouTube está muy bien optimizada. Se reproducen muy bien, incluso los vídeos de alta calidad ya que tengo conectada la Raspberry al router por medio de un cable de red RJ45 (la conexión WiFi tiene menor ancho de banda).

En resumen, de momento, todo parece funcionar de manera fácil, fluida y sin problemas. Seguiremos informando