Cáceres en los 70

(Primera parte)

 

Nací en Cáceres allá por 1961, en la ciudad más bonita del mundo. En los últimos años del Postfranquismo y los primeros años de la Transición. Viví en primera persona la reforma educativa de Villar Palasí con sus innovadores inventos de la E.G.B. y el B.U.P. Todo ello en el Colegio San Antonio de Padua de los Padres Franciscanos.

En esta sección de la web quiero rendir un homenaje gráfico y textual a la Ciudad de los Conquistadores. A Cáceres en los 70.

Vista General

En aquellos tiempos, Cáceres era una ciudad no muy extensa. Podías recorrerla a pie sin muchos esfuerzos. Una ciudad de extremos: la hidalguía de la piedra milenaria contrastaba con lo acogedor de sus jardines, sombras y fuentes. Las cuestas donde blasfemaban los arrieros y las avenidas llanas como Cánovas. De gentes amables, de personas cercanas. Era fácil hacer amigos. Amigos que han perdurado para toda la vida. Como dice Tomás Morales: “Este era nuestro Cáceres, un pueblo grande donde vivir era sencillo y muy agradable”.

Plaza con árboles

Los recuerdos más bonitos que tengo de la Plaza Mayor de Cáceres corresponden a su época gloriosa de los primeros años 60. En aquel entonces, la Plaza lucía orgullosa su precioso empedrado, tipo portugués y un frondoso arbolado. Este jardín se hizo en 1935 promovido por el insigne alcalde D. Antonio Silva Núñez. Nacido en Olivenza (cerca de Portugal), de ahí el origen del empedrado con cerámica portuguesa. Este tipo de suelo es el que se puede contemplar actualmente en la Plaza de San Juán. Esperemos que ningún político iluminado se lo cargue en el futuro.

En la Plaza de los 60 había quioscos, árboles, flores, bancos, sombra… Un lugar agradable y seguro para las personas. Pero los políticos tenían sus propios planes…

Plaza con coches

El precioso suelo y los árboles desaparecieron en 1970 por capricho del alcalde santanderino Alfonso Díaz de Bustamente. Este sujeto también perpetró otras atrocidades como la Plaza de San Jorge o la desaparición del cuartel en Obispo Galarza. Era cuñado del ministro de justicia, Oriol y Urquijo y tenía mucha influencia.

La excusa para cargarse la Plaza Mayor y transformarla en un feo solar era la visita de Franco en julio de 1970. Decía que por motivos de seguridad. Fue un crimen urbanístico con nefastas consecuencias aún sin resolver.

Comienzo del crimen

Comienzo del crimen

Un jardín convertido en solar

Un jardín convertido en solar

Los políticos de la época

Los políticos de la época

Av. de Cánovas – Cruz de los caídos

Cánovas era el parque con letras mayúsculas. Los niños de los 70 lo recorríamos con frecuencia. Asistíamos fascinados al espectáculo de luz, agua y color de la “Fuente Luminosa”. Incluso recuerdo que, a veces, mi padre paraba un poco el coche para que pudiéramos verla un poco más. De noche era espectacular.

La Cruz de los Caídos era como el límite. No solíamos pasar dicha frontera. En realidad, no había mucho más allá. En Cánovas se veían abrigos verdes Loden, trencas con grandes botones, botas camperas “Valverde del Camino”. Todo lo interesante sucedía en Cánovas.

Nos gustaba beber en sus fuentes, ver sus peces, pasear a la sombra de su arbolado. Entre el Coliseum y la cafetería Metropol. Era el Cáceres moderno y amable.

Parte Antigua

La Parte Antigua era, para los niños, algo normal en Cáceres. Formaba parte de la ciudad y no le dábamos mayor importancia. Servía para cometer algunas pequeñas travesuras como fumar a escondidas y poco más. Con el tiempo, nos daríamos cuenta de la maravilla histórica y monumental en la que perpetrábamos nuestras pillerías.

En aquella época estaba poco iluminada y daba cierto miedo recorrer sus históricos parajes. La Plaza de San Jorge nos servía para tocar la guitarra y algunos ligoteos de no mucho recorrido.

Plaza Colón – San Francisco – El Rodeo

La Plaza de Colón (o Conquistadores) cogía de paso para ir a casa de mis abuelos, en Camino Llano. Era una tradición que mi padre parara el coche para que los hermanos pudiéramos beber en la fuente del “chorrito”. No teníamos sed, pero nos entusiasmaba cumplir el rito de beber por el “chorrito”. Hermosa plaza circular siempre bien adornada con jardines acogedores.

El Rodeo era el campo cercano, escenario de aventuras con las bicis BH (especial para los baches) y Orbea (ni la compre ni la vea). Cogíamos hojas de moreras para nuestros gusanos de seda. Respirábamos el aroma de los numerosos eucaliptos. El Rodeo, próximo al Instituto y el Poli, era un campo salvaje y magnífico para los niños. Nada que ver con lo arquitectónico y artificial de la actualidad. Me quedo con el Rodeo de los años 70.

La Ciudad Deportiva

La Ciudad Deportiva era el centro de recreo por excelencia. Tenía piscina, hípica, frontón, tenis, etc. Recuerdo haber asistido de niño a un partido de tenis. La gente aplaudía en los tantos pero una vez dejaron de hacerlo. Pregunté a alguien por qué y me dijeron que era “un fallo”.  Los fallos no se aplauden.

Otra cosa que recuerdo es que mi abuelo nos llevó a varios hermanos a ver un partido de fútbol del Cacereño. No existía el estadio Príncipe Felipe y los partidos se celebraban en la Ciudad Deportiva. Un jugador se lesionó y lo sacaron en camilla. Impresionante.

CIR y Cuartel

En los años 70, Cáceres acogía unos 3.000 reclutas en el Centro de Instrucción. Como era obligatorio salir de uniforme, los soldados formaban parte de la estampa urbana cacereña. Tenía un amigo cuyo padre era militar. Un día nos invitó a la piscina del CIR  “Santa Ana” y pasamos un buen día. Nos tiramos del trampolín y se estaba muy bien a la sombra de los eucaliptos.

En el Cuartel “Infanta Isabel”, (gracias Joaquín por advertir el error), próximo a la Plaza de Toros, no llegué a entrar nunca. Era frecuente ver al centinela vigilando la primera parte de la cuesta que bajaba al cementerio.

Los Cines

Había cines de corte clásico: se comían pipas, se podía fumar, etc. Ir al cine era obligado en las tardes de domingo. A veces, aprovechábamos la sesión continua para estar allí toda la tarde. Valía lo mismo. Nos teníamos que tragar el No-Do pero daba igual. Era una gozada reirse con Bud Spencer y Terence Hill. También vimos Jesucristo Superstar y Adios Cigüeña, adios.

El Capitol (calle Margallo) era para mayores. Ponían películas picantes y los niños solo podíamos ver las carteleras. El Coliseum (Cánovas) era el más popular y espacioso. El Astoria (San Pedro de Alcántara) era el más lujoso y confortable con sus asientos verdes y mullidos. El Gran Teatro (San Antón) era pequeño e incómodo pero también podía valer en caso de apuro. No llegué a conocer el Norba en Cánovas. Lo quitaron a finales de los 60.

Los Comercios

Los comercios de Cáceres tenían un especial encanto en aquella época. A medio camino entre las tiendas de pueblo y los grande comercios de capital. Los niños nos limitábamos a ver comprar a nuestros padres (en silencio, por supuesto) y realizar algún pequeño encargo. Recuerdo ir a por el periódico o algún fascículo al quiosco sito en la travesía de Pintores y Gran Vía. Un señor mayor con pelo cano muy simpático. 

Un comercio emblemático era el Requeté donde mi madre compraba casi toda nuestra ropa. Tenía buenos precios y muy buena variedad. Era bastante grande, incluso tenía dos pisos, lo cual era enorme para aquellos tiempos. El Barato, el Siglo de los Ordiales, Figueroa, Chelo, Siro-Gay, Galet Electrodomésticos, etc. Comercios que marcaron nuestra niñez.

Ferretería en la Calle Pintores

Ferretería en la Calle Pintores (M. Pulido)

Charcutería en calle San Pedro (M. Pulido)

Charcutería en calle San Pedro (M. Pulido)

Ferretería "Comercial Abad" en la calle Moret

Ferretería “Comercial Abad” en la calle Moret

El Requeté

El Requeté

Carpintería cruce Margallo - Rios Verdes (M. Pulido)

Carpintería cruce Margallo – Rios Verdes (M. Pulido)

El Barato en la Plaza Mayor

El Barato en la Plaza Mayor

Sederías Oriente en Pintores

Sederías Oriente en Pintores

Rebotica Castell en la Plaza Mayor

Rebotica Castell en la Plaza Mayor

El Noticiero en la calle Parras

El Noticiero en la calle Parras

Galerías Madrid en la Plaza

Galerías Madrid en la Plaza

El Vaciador en la Plaza Mayor

El Vaciador en la Plaza Mayor

Santuario “La Montaña”

La Montaña era la “excursión”. El sitio más lejano y exótico al que los niños setenteros podíamos acceder. Bien con el colegio, bien con los amigos o con la familia, subir a La Montaña era siempre una aventura fascinante.

La recompensa al esfuerzo de la subida era, sin duda, la contemplación del paisaje desde lo alto. Las vistas eran inigualables. En días claros se podían ver las ciudades más próximas.

Las calles

Las calles de Cáceres son mágicas. Pintores era el cogollo comercial y la más transitada de aquella época. Moret era su paralela y estaban la papelería de revistas de Chelo, la papelería artística de Figueroa, el Siglo de los Ordiales, varias camiserías, las dos ferreterías Abad y Sobrinos de Gabino Díez. Subiendo Pintores te encontrabas con la Plaza de San Juan con su pescadería Salgado y su guardia urbano. En Deportes Mostazo comprábamos las pelotas de frontón. Seguías por San Pedro hasta San Antón y su Gran Teatro. En frente: el Banco Central.

En Cánovas ya pasabas a otro mundo, más moderno. Recorrer el gran parque, la fuente luminosa. Bajar por la Avenida de la Montaña hasta Colón y el Rodeo. O bien seguir hasta la Cruz de los Caídos y la Avenida de Alemania. En los Fratres ponían la feria. Lo que es  el Moctezuma actual.

Adentrarte en las milenarias calles interiores de Pizarro, Caleros, Margallo, José Antonio, Plaza de la Concepción, Ezponda, etc. era toda una aventura. En Cáceres era normal pasar rápidamente desde escenarios medievales a escenas urbanitas. Vimos construir los nuevos barrios: los Peruses, La Madrila con sus modernas discotecas Faunos y Bols-Club.

Y luego estaba el misterio de la Plaza de Italia: es el centro de Cáceres pero se comportaba como una remota isla. No solíamos pasar por allí, probablemente por las cuestas. El barrio de Las Casas Baratas. O bien se rodeaba por la Ronda o por Pintores – Cánovas. La Plaza de Italia estaba rodeada de cuestas.

Callejero antiguo

Callejero antiguo

Las personas

El "Alcayata" de la Plaza de la Concepción (J. Floriano)

El “Alcayata” de la Plaza de la Concepción (J. Floriano)

Eusebio "El Batería" (Foto: Periódico Extremadura)

Eusebio “El Batería” (Foto: Periódico Extremadura)

El "Nano" (J. Floriano)

El “Nano” (J. Floriano)

El Cabo Piris se hizo famoso porque en 1975 ordenó retirar La Maja Desnuda de Goya de la papelería Figueroa

El Cabo Piris se hizo famoso porque en 1975 ordenó retirar La Maja Desnuda de Goya de la papelería Figueroa

Leopoldo "El Bici", persona entrañable del paisaje de Cánovas

Leopoldo “El Bici”, persona entrañable del paisaje de Cánovas

Y de regalo, unas postales

Fin de la primera parte

Espero que te haya gustado

Comentarios

Lo mejor de la página son vuestros comentarios. He tomado algunas sugerencias para la segunda parte. Muchas gracias a todos.

Segunda parte

En la segunda parte se tratan otros temas: vistas aéreas, El Paseo Alto, hospitales, estaciones, colegios, ambulantes, etc.

Fuentes

Algunas fotos proceden del Grupo de Facebook “Fotografías antiguas de Cáceres”.

51 Comentarios

  1. Jose de Frutos Gomez

    Impresionante y excelente. Enhorabuena. un fuerte abrazo

    Responder
    • Pedro

      Así recordaba yo esa ciudad tan maravillosa en la que pasé unos años estupendos.
      Enhorabuena es fenomenal. Un abrazo

      Responder
    • M.B.M.

      Muy bien sobrino eres un fenómeno.

      Responder
  2. Juan José Rino Jiménez

    Precioso trabajo Esteban. Muy bueno. Son nuestras vivencias de los que nacimos en esos años. Un abrazo.

    Responder
  3. Francisco Javier Rodríguez Solís

    ¡Excelente!

    Responder
  4. Curro Solano

    Muy buen trabajo. Me alegro de compartir muchas de las vivencias descritas por ti.
    Un abrazo.

    Responder
  5. Alfredo RUBIO

    Fabuloso reportaje… recuerdo de bonitas vivencias que ya se van viendo lejanas… jajajaja

    Responder
  6. Caridad Blasco Según

    Me ha encantado!!!!!!
    Precioso!!!!!

    Responder
  7. Vicente cancho

    Buen regalo de Navidad lleno de grandes recuerdos

    Responder
  8. Águstin Perezs

    Estuve álli y doy fe de todo ello me parece excelente lo dicho enhorabuena.

    Responder
  9. Alicia

    Felicidades, me has recordado muchas vivencias.

    Responder
  10. Alicia

    Un magnífico trabajo. Felicidades, tengo bonitas vivencias de esa etapa. Gracias

    Responder
  11. Lola

    Una gran idea, de lo mejor que he visto

    Responder
  12. Jesús

    Gracias, muchas gracias. En cada foto y en cada párrafo me han aflorado vivencias que tenía casi olvidadas

    Responder
  13. José María Galán Sánchez

    Yo soy de los del Preu.(Padre A. BARRIO y Fray Luciano).
    Felicidades por la recopilación de tantos recuerdos de nuestra infancia y juventud, que aconsejo guardar por si hay que demostrar lo bonita que era nuestra Ciudad en aquellos años.
    Gracias.

    Responder
  14. Lucía

    Buen trabajo, enhorabuena

    Un bonito recuerdo para los nacidos en esta preciosa ciudad y recordar vivencias …….

    Qué maravilloso es ver cómo va creciendo la ciudad,sin perder su esencia !!!!!!!

    Responder
  15. Jorge Parejo

    Lo primero felicidades por este gran trabajo.

    Yo he vivido en la Plaza Mayor hasta los años 70, con lo que quiero decir que yo he visto todo esos procesos.
    Pero es bonito volver a recordar todos esos tiempos.
    Saludos y gracias.

    Responder
  16. Pepe Martín

    Estudié en Cáceres ya en los ochenta, pero mucho de esto me pilló de lleno.Los ojos delatan la añoranza de esos años, gracias por estas fotos

    Responder
  17. admin

    Estoy gratamente sorprendido, incluso sobrepasado por la aceptación y repercusión de este artículo. Lleva ya más de 3.000 visitas en menos de tres días. Un gran número de amables comentarios que agradezco profundamente. Creo que se está propagando por Whatsapp y por medio de móviles. En cualquier caso, muchas gracias por vuestras visitas y comentarios.

    Por todo ello, con toda seguridad ampliaremos el artículo con nuevos contenidos y fotos. De corazón. Esteban.

    Responder
    • Montserrat

      Magnifica manera de evocar recuerdos de esta generación maravillosa a la que pertenecemos. Solo una pequeña aportación para siguientes ediciones. La importancia de la Universidad Laboral, donde estudiábamos 2000 chicas becadas y que permitió acceder a estudios superiores a muchas que no hubieran tenido la oportunidad de otra manera. Además, se juntaban paseando por la calle los fines de semana con los miles de reclutas del CIR creando situaciones muy divertidas, en una época donde era normal recibir piropos, que nos hacían dar más de un traspié. Enhorabuena y muchas gracias por evocar estos maravillosos recuerdos!

      Responder
  18. Emiliano Alonso Muñoz

    Soy Emiliano Alonso, Maestro Jubilado. Aunque nacido en el Sur de Salamanca, estudié Magisterio e hice la mili en Cáceres, donde pasé 6 años fantásticos (1973-1978).
    Muchas gracias, Esteban por ese hermoso trabajo y porque me has hecho revivir muchos maravillosos recuerdos.
    Saludos cordiales.

    Responder
  19. Marisa

    Es como volver a los años de infancia! Un precioso reportaje para enseñar a hijos y nietos. Siento nostalgia por la Plaza Mayor antes de todas las modificaciones. Era más auténtica y menos solar!

    Responder
  20. Nacho Escobar Pizarro

    Esteban eres un crack!!! Como todo lo que haces… genial!! 🙂

    Responder
  21. Lete Trujillo Quesada

    Qué maravilla. Impresionante trabajo que nos lleva a tiempos entrañables. Chapó, hermano.

    Responder
  22. Javier Galet

    Buen trabajo, me encanta.., y aunque para los que lo conocemos de cerca y aparece en una foto su gran cartel luminoso, me falta como comercio innovador de la época galet electrodomésticos, negocio que regentaba mi abuelo Cipriano.

    Responder
  23. JOSÉ MANUEL MARISCAL MOLANO

    Estupendo trabajo. Para los que vivimos lejos de nuestra querida tierra y la visitamos, unos con mucha frecuencia y otros con menos, esta visita virtual en el tiempo nos esponja el alma y nos recuerda nuestras raíces, nuestros seres queridos y tantas vivencias que se hacen todavía “realidad” cuando afloran en nuestra memoria. Gracias por hacerme pasar un rato de “chute cacereño”. Te sugiero otros temas para ampliar: barrios de Cáceres, industrias, fuentes, colegios, iglesias, tradiciones y fiestas. Un saludo desde la estepa castellana.

    Responder
  24. Juan Sánchez Lázaro

    Qué cantidad de fotos antiguas. Un trabajo excelente

    Responder
  25. Fran Rosado

    Muchas gracias por hacerme volver a pasear por mi infancia.

    Responder
  26. Puluca

    Me encanta… cuantos recuerdos!!!

    Responder
  27. Diego Bravo Fajardo

    Chapeau

    Tengo alguna foto de esa época que te podría venir bien.

    Responder
    • admin

      Buenos días. Aceptaría muy agradecido el material gráfico que podáis aportar. Ya estoy pensando en hacer la segunda parte. Gracias a vuestros amables comentarios.
      Podéis enviar las fotos al correo [email protected] (viene en el pié de página).

      Tomo nota de todas las sugerencias y comentarios.

      Gracias y felices fiestas.

      Responder
  28. Carlos

    Precioso y emotivo,Esteban. Me has llevado a mis años de estudiante en Caceres (70-73), los más bonitos de mi vida, y mis primeros años de profesional de la enfermería en la “residencia sanitaria”, y el hospital provincial. Fotos que he visto en tu reportaje, y que me han emocionado, al igual que todas las demás antiguas,que me traen recuerdos muy bonitos de esa época de mi juventud. GRACIAS

    Responder
  29. j.m.f.marin

    FELICIDADES por ese trabajo tan estupendo que me ha llevado a recordar mis años jóvenes y menos jóvenes.
    Enhorabuena

    Responder
  30. Carlos Valdes

    Maravilloso..!

    Responder
  31. Marcial Rojo

    Muy bien. Pero estaría bien que citará a los autores y la procedencia de las fotografías utilizadas.

    Responder
    • admin

      Las fotos las he ido encontrando por Google y otras me las han enviado los amigos. No tengo inconveniente en citar al autor si acreditara su autoría. Si me especifican las fotos con copyright las retiraré o citaré su autor según me lo indiquen. Gracias.

      Responder
  32. Tomás Morales

    Tenemos la misma edad y fuimos al mismo colegio hasta el 71 que me metieron en Villafranca.
    Este es nuestro Cáceres, un pueblo grande donde vivir era sencillo y muy agradable.
    Gracias por este rato tan lindo y por la foto de El Noticiero que era el negocio de mi padre (era la imprenta y el almacén en la calle Parras y la librería en San Pedro) luego fueron Almacenes Morales.

    Responder
    • admin

      Hola Tomás:

      La segunda parte de esta serie va a comenzar con tu frase: “Este es nuestro Cáceres, un pueblo grande donde vivir era sencillo y muy agradable”. No se puede expresar mejor. La segunda parte lleva nuevos contenidos. (permanezcan atentos a sus pantallas). Un saludo. Esteban

      Responder
    • Marisa de la puente vegazo

      Perdona el Noticiero lo puso mi tio Bonifacio Avila Cruz y luego lo traspaso a Angel Arias Me suena tu nombre pero era de Don Boni

      Responder
    • Marisa de la puente vegazo

      Acabo de mandar un correo de aclaracion Me gustaria saber si ha llegado soy Maria salud de la puente vegazo

      Responder
  33. Daniel

    Maravilloso!

    Responder
  34. JMPP

    fenomenal recuerdo, sobre todo para los que estamos fuera. Animate y amplialo a la decada de los 80

    Responder
    • admin

      Hola JMPP: lamentablemente, en los 80 ya me marché de nuestra querida ciudad. No puedo hacer ninguna reseña de esa época. Pero si me enviais material (texto y fotos) estaré encantado de seguir con la serie. Cáceres en los 80, en los 90, etc. Gracias por vuestros comentarios y un cordial saludo. Esteban

      Responder
  35. Isabel

    Muy entrañable reportaje. Creo que el Cáceres que nos ofreces aquí,estaba mejor cuidado que el actual. Entonces, no existían las vergonzosas pintadas en las fachadas y apenas se veían defecaciones de perros, pero bueno, siempre será una interesante ciudad a la que debemos cuidar y,por tanto, amar.

    Responder
  36. Ignacio Javier Rodríguez Tejado

    Excelente trabajo,la verdad que gusta mucho ver y recordar buenos y agradables tiempos…muchas gracias

    Responder
  37. Lola SilvaRodriguez

    Muy buenas las fotos y los comentarios,una idea genial.Mil gracias por tu recuerdo a mi abuelo,Antonio Silva Nuñez.L

    Responder
  38. Guadalupe

    Que bonito lo haces, ademas en las fotos sale mi amigo Curro ya fallecido, que se sentía orgulloso de su Cáceres.

    Responder
  39. Enrique Rojas Duarte

    Gracias por ordenar y contar de forma amena recuerdos de mi niñez y juventud.
    Felicidades

    Responder
  40. Miguel Polo Macías

    Muy buenos recuerdos de la maravillosa época que nos ha tocado vivir en nuestra bonita CIUDAD.Muchas gracias por este trabajo que tiene un valor sentimental que no tiene precio

    Responder
  41. Juan Holgado

    Me ha encantado. Todo el reportaje y comentarios es historia real que afortunadamente hemos vivido. Gracias y Felicidades.

    Responder
  42. Ramon Hernandez Nitario

    Enhorabuena Esteban, magnífico trabajo, tu pagina me ha permitido parar un poco y recordar aquellos años y los buenos recuerdos que conservo de esta bella ciudad que todos debemos cuidar

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Volver a la página de inicio