MARKETING PERSONAL

Estrategia para conseguir una marca personal

Qué es el Marketing Personal

Podríamos definir el marketing personal como el conjunto de acciones encaminadas a proyectar sobre los demás la mejor imagen de nosotros mismos.

Estableciendo un cierto paralelismo con el marketing empresarial en el que se intenta promocionar la mejor imagen de la empresa, en el marketing personal la empresa es el individuo: nosotros. Como ya vimos en anteriores publicaciones en las que tratábamos las campañas de correo masivo y marketing en general, el marketing personal es todo un arte cuyo objetivo es nuestra propia promoción personal hacia los demás.

Así pues, el marketing personal estaría encaminado a conseguir la imagen idónea que queremos tengan los demás sobre nuestros: nuestra marca personal.

Tenemos ejemplos en el mundo actual de personas que han realizado un adecuado marketing personal como Jeff Bezos (Fundador de Amazon), Richard Branson (Virgin), Steve Job (Apple), etc.

 

DEFINICIÓN DE TÉRMINOS

Antes de continuar, convendría fijar algunos términos que podrían llevar a confusión: branding personal, marca personal y marketing personal.

El branding personal se refiere a la creación de una marca, concretamente la marca relacionada como nosotros como individuos. Este proceso estaría en continua evolución en relación a nuestro desarrollo profesional, empresarial, etc.

El marketing personal se refiere a la promoción, publicidad y proyección de nuestro branding personal hacia el exterior.

La marca personal sería el resultado de la aplicación de los dos factores anteriores. 

Queremos que los demás nos perciban de la mejor manera posible, despertar en la audiencia sensaciones positivas sobre nuestra persona: simpatía, confianza, seguridad, capacidad, profesionalidad, formalidad, educación, puntualidad, elegancia, experiencia, etc.

QUÉ ES FODA

El análisis FODA, también conocido como análisis DAFO o DOFA es un instrumento para evaluar la situación de una empresa, institución o persona desde la perspectiva de sus debilidades y fortalezas.

En el análisis interno tendríamos las fortalezas y debilidades.

En el análisis de factores externos están las oportunidades y las amenazas.

 

ANÁLISIS INTERNO

FORTALEZAS

En este aspecto estableceremos todos aquellos factores de nuestra personalidad que nos aportan seguridad, vigor, energía, robustez, vitalidad y ánimo para conseguir nuestros objetivos. Respondiendo a las preguntas: cuáles son mis puntos fuertes, qué hago mejor que los demás, que sé hacer mejor que los otros, etc.

En definitiva, son los talentos, recursos, destrezas que nos diferencias del resto de nuestro entorno. Es importante saber detectar nuestras fortalezas y tenerlas siempre presente porque nos harán falta cuando nos enfrentemos a un proyecto, empresa, plan, etc.

 

DEBILIDADES

Aquí nos encontramos con todo lo contrario. Las debilidades son aquellas características de nuestra personalidad que nos dificultan para conseguir los objetivos deseados. El decaimiento, la flojedad, el agotamiento, falta de ánimo, falta de valor, etc.

Deberíamos saber distinguir aquellas debilidades que tienen solución y, en este caso, intentar por todos los medios evitarlas y aquellas que no tienen solución y no hay más remedio que admitirlas y asumirlas. Respondiendo a las preguntas: en qué aspectos debería mejorar, cómo me perciben los demás en los aspectos negativos, cuáles son los momentos en que baja mi ánimo, qué circunstancias provocan el desfallecimiento, etc. podríamos aprender a detectarlas.

 

ANÁLISIS EXTERNO

OPORTUNIDADES

Es el conjunto de factores circunstanciales que, potencialmente, nos pueden ayudar a conseguir los objetivos personales. Mejorar algún aspecto, obtener ventajas competitivas, en definitiva, las posibilidades positivas para nuestro proyecto.

Nuestro esfuerzo debería ir encaminado en lograr detectarlas con rapidez y eficacia para poder aprovecharlas en su plenitud. Tendríamos que plantearnos estas cuestiones: qué oportunidades puede haber en mi entorno actual, qué tipo coyuntura sería favorable, qué circunstancias podrían ayudarme, etc. Hay que estar vigilantes y atentos para poder descubrir las oportunidades. En ocasiones, no se repiten dos veces.

 

AMENAZAS

Son los elementos externos, no controlados por nosotros mismos, que pueden colocarnos en situaciones de riesgo, inseguridad o peligro. Accidentes, economía adversa, escollos, obstáculos, imprevistos, fatalidades de la existencia que podrían dificultar, en ocasiones impedir, la consecución de las metas deseadas.

Actuaremos con la misma disposición que ante las oportunidades: intentar detectarlas para poder actuar con anticipación, previsión y seguridad. Analizaremos la gravedad de las amenazas, la probabilidad de riesgo y su ubicación en el tiempo para adoptar las medidas oportunas y necesarias. Cuestiones a plantear: qué está haciendo la competencia, cuál es la situación política, qué riesgos tiene la economía (macro y micro), cómo está el comercio local, qué contingencias personales pueden acaecer en mi entorno, etc.

PLAN DE MARKETING PERSONAL

Acciones y procesos para conseguir un buen plan de MP

OBJETIVOS

Debemos establecer con claridad a dónde queremos llegar o qué queremos conseguir por medio de la marca personal. Ejemplos de objetivos: conseguir un socio, impulsar el proyecto, etc. Para ello es muy útil aplicar la técnica SMART:

  • S – Specific (específico): que los objetivos sea claros e inequívocos.
  • M – Measurable (medible): que se pueda cuantificar en beneficios, réditos, costes, esfuerzos, etc.
  • A – Achievable (alcanzable): hay que ser realista en nuestras ambiciones, algo que se pueda lograr.
  • R – Relevant (relevante): el objetivo debe tener cierta relevancia o importancia para nosotros.
  • T – Time Framed (tiempo): debemos establecer un plazo limitado para su logro.

 

NOMBRE DE LA MARCA PERSONAL

En el mundo empresarial se conoce como “identidad corporativa”. El problema con la marca personal es que existen muchos nombres y apellidos que pueden coincidir con el nuestro. Es muy importante pararnos en este punto porque será determinante para elegir posteriormente: nombres de dominio en Internet, publicidad, logotipos, identidad en redes sociales, etc. Existen herramientas en Internet para verificar la disponibilidad de un nombre como nombrame.

 

PÚBLICO OBJETIVO

Es el “target” empresarial. Nos plantearemos el tipo de audiencia al que queremos hacer llegar nuestro mensaje comercial o personal. De esta manera podremos elegir la mejor estrategia para operar en el segmento de mercado correspondiente. Nuestro perfil profesional será determinante para horquillar y acotar la franja de pública a la cual dirigir nuestras promociones.

DEFINIR LOS SERVICIOS O PRODUCTOS

Necesitaremos concretar los servicios o productos que vamos a ofrecer al mercado. Conviene diversificar pero siempre con la prudencia de centrarnos en lo que podemos realizar. No podemos abarcar en exceso o prometer aquello que no sea posible realizar. Volcaremos el esfuerzo en los aspectos profesionales en los que seamos realmente buenos y conocer las necesidades del público objetivo. Lo ideal será crear servicios o productos únicos y valiosos para el comprador.

El marketing personal: nuestra marca

El marketing personal: nuestra marca

EMAIL MARKETING

Tiene como objetivo dar a conocer a los clientes los productos o servicios que vamos a ofrecer. Se trata de promover campañas de emisión masiva de correos electrónicos dentro de una base de datos de potenciales clientes. En este apartado de la web hay más información sobre el email marketing. En el mercado existen diversas herramientas para realizar campañas de mailing masivo, muchas de ellas con carácter gratuito.

 

REDES SOCIALES

Tan importante como el email marketing es realizar una adecuada estrategia en la redes sociales. Comenzando por una página web personal o blog en la que publicaremos toda la información relacionada con nuestra persona y nuestros servicios o productos: breve reseña personal, experiencias, logros, datos de contacto, tienda online (en su caso), etc.

Y, por supuesto, el resto de recursos digitales que tenemos en Internet: redes sociales como Twitter, Facebook, Pinterest, Linkedin, etc. Allí publicaremos las noticias recientes, anuncios, lanzamientos. Atenderemos posibles dudas o comentarios de los clientes. En resumen, utilizar Internet como la mejor red de comunicación entre los clientes y nosotros.

 

ANÁLISIS KPI

Todos los esfuerzos y trabajos expuestos anteriormente han de ser evaluados. Necesitamos saber el rendimiento y resultados obtenidos. Algunos de ellos los podremos conocer por datos objetivos como las ventas o contratos, por ejemplo. El resto deberá ser analizado por otros métodos. Para saber la repercusión o alcance de nuestras promociones existen herramientas de análisis. Se trata de las KPI (key performance indicator), medidores de rendimiento que muestran el progreso en un proceso o producto en concreto: indicador de rendimiento. Un buen ejemplo sería la herramienta de análisis de Google Analytics.

ERRORES A EVITAR

A modo de conclusión o corolario de todo lo anterior, vamos a enumerar una serie de errores que deberíamos evitar a la hora de emprender una estrategia de marketing personal.

 

  • La vulgaridad: hay que ser diferente al resto.
  • Hipocresía: seremos auténticos y coherentes.
  • No tener una estrategia.
  • Estancamiento: es preciso actualizarse continuamente.
  • Descuidar la imagen: la elegancia abre muchas puertas.
  • El aislamiento social y digital.
  • La impuntualidad: es una falta de respeto hacia el otro.
  • La arrogancia: humildad ante todo.
  • La complacencia: no conformarse con lo logrado, hay que seguir avanzando.